SALVIA BLANCA Y ROMERO, PETALO DE ROSA

Nuevo producto

Atado de hojas de salvia y romero, decorado con un pétalo de rosa, para purificar el ambiente limpiando las malas energías y vibraciones.

!REGÁLATE Y REGALA BUENAS VIBRAS!

Más detalles

1 Elemento

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

Al comprar este producto puede obtener hasta 1 punto de fidelidad. Su carrito totalizará 1 punto de fidelidad que se puede(n) transformar en un cupón de descuento de 0,50 €.


rating No hay opiniones de momento

8,00 €

Más

Este atado de salvia blanca y romero te proporciona las propiedades de ambas plantas.

La salvia blanca
Es una planta medicinal y aromática reconocida: su nombre científico es Salvia apiana, del latín salvare - curar-. La mayor parte de sus propiedades se concentran en las hojas que absorben la energía del sol y producen una gran cantidad de aceites esenciales.
Los druidas celtas la utilizaban para incrementar su sabiduría y durante sus rituales de sanación y protección. Muchas culturas nativas de EEUU se sahumaban con la salvia para purificar cuerpo y espíritu.

El romero
De tan común que es olvidamos sus propiedades. Es una planta tonificante que activa las buenas vibraciones y limpia las malas energías. También se usa en rituales de protección para bendecir personas y lugares. Después de quemarlo genera un ambiente sano que desprende paz y bienestar.

Cultivo
La salvia y el romero son de cultivo 100% natural. Como tal, su crecimiento depende del clima y de las precipitaciones anuales. Su tamaño puede variar de una cosecha a otra: una temporada difícil y cosechas menos abundantes hacen que el atado sea de menor tamaño. En años de sequía la concentración de aceites esenciales es mayor.

Cómo usar el atado
El ritual de purificación es una práctica universal.
1. Necesitas un manojo de salvia desecada atado con algodón, una pluma o abanico y un cuenco para recoger la ceniza que sea resistente al calor, como una concha abalone.
2. Enciende una extremidad del atado, preferiblemente con una cerilla. Sopla para avivar el fuego y deja que se apague. ¡Cuidado con las chispas! Luego colócalo encima de la concha.
3. Sahumar: acerca el humo a las personas que participen en el ritual. Con la pluma, dirígelo a la cabeza, los brazos, las piernas, la espalda...
4. Limpieza: recorre el espacio a purificar con el cuenco, dispersando el humo con la pluma. Hazlo llegar donde tu intuición te guíe.
Recuerda que la intención es la base de cualquier sahumerio: si tu corazón es puro y tu anhelo noble, potenciarás sus efectos.

Ventilar después de su uso. No inhalar el humo directamente.

Altura10cm
Diámetro3cm
Ingredientes / MaterialesHojas salvia blanca Y Pétalos de Rosa

Comentarios

Haga clic aquí para dejar un comentario

Accesorios

Comentarios

Haga clic aquí para dejar un comentario